EL ENCUENTRO DE DOS PASIONES

posac_1

En ocasiones la vida, sin que lo esperemos, nos concede el privilegio de presenciar un momento mágico. Así lo sentimos ese pequeño grupo de personas que tuvimos la suerte de estar en el I.E.S. Salduba cuando Ana Castillo, nuestra Ana -profesora del Departamento de Plástica de este centro y recientemente jubilada-, y el arqueólogo Carlos Posac se encontraron por primera vez.

Seguramente conocen que allá por los años sesenta, en la desembocadura de Río Verde, aquí en Marbella, se descubrieron los restos de una villa Romana, datada en el siglo I-II de nuestra era. Pues bien, varias de las habitaciones y pasillos estaban decorados con mosaicos que fueron descubiertos en las excavaciones. El arqueólogo que los descubrió se llamaba –y se llama- Carlos Posac.

 

Bastantes años después, cuando Ana Castillo llegó al Salduba, visitó los restos de la villa y -según cuentan aquellos que la conocen bien- en cuanto vio los mosaicos pensó que la reproducción de los mismos sería el trabajo que iba a emprender con sus alumnos. Unos ochenta alumnos y alumnas participaron en el proyecto y gracias al esfuerzo de todos, al tesón inagotable de Ana y a muchísimas horas de meticuloso trabajo se consiguió una magnífica obra que obtuvo el II Premio Giner de los Ríos en el año 1987. Hoy, esas bellas reproducciones decoran casi todas las paredes de la planta baja del edificio 2 de nuestro Instituto.

 

Pues bien, hasta este año 2009, Carlos Posac no ha sabido de la existencia de esas reproducciones. En cuanto se enteró, mostró gran interés por verlas y por conocer a su autora. El encuentro se produjo en nuestro instituto en la tarde del primer día de diciembre. Posac se emocionó mucho y quedó impresionado por la magnitud y la calidad de la obra. A los que hacíamos de testigos del encuentro nos sorprendió la vitalidad y el sentido del humor de un hombre ya octogenario que sigue conservando una mente joven e inquieta. Fue una delicia escuchar sus anécdotas.

Ana le regaló una reproducción de un fragmento de uno de los mosaicos: las famosas zapatillas, que él recibió con mucho agrado.

Aunque Ana y Posac son dos personalidades bien distintas, tienen algo en común: ambos han sido tocados por los dioses. No sólo por su talento, también porque gozan de la inmensa fortuna de sentir verdadera pasión por lo que hacen.

 

posac2posac3posac4

Para ver más fotos:

pinchad aquí

DACE-Actividades_próximas

Sin eventos

Acceso_Intranet

Resultado de imagen de departamento orientacion
Del IES Salduba
Resultado de imagen de biblioteca ies
Del IES Salduba

Plan Igualdad
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información leyendo nuestra política de cookies
Política de cookies